Los codices más bellos

Libro de Horas de Isabel La Católica

admin 30 marzo, 2014 Comentarios desactivados

Cleveland Museum of Art (Cleveland-Ohio-EEUU)

Isabel fue una reina cuya vida ha dejado huellas que aún se perciben en la España moderna. Su intervención en el descubrimiento del Nuevo Mundo fue capital. Su libro de horas viajó a América siguiendo las huellas de Cristóbal Colón, quien cruzó el Atlántico por mandato y en nombre de Isabel. Nuestra edición en facsímil es copia fiel del original y deleitará a los que lo vean tanto en América como en el Viejo Mundo, al que ahora regresa.
Isabel I, reina de Castilla y León, hija de de Juan II de Castilla y Isabel de Portugal nació en Madrigal de las Altas Torres el 22 de Abril de 1451. Su boda con Fernando II, rey de Aragón, Sicilia, Cataluña, Valencia, Baleares y Cerdeña, el 19 de octubre de 1469 tuvo como resultado la unificación dinástica de Castilla y Aragón. Fue reina de la Castilla unificada después de completarla con la conquista de Granada y el principal apoyo a Cristobal Colón para su gran proyecto de descubrimiento del nuevo mundo. El 26 de noviembre de 1504 fallecía en Medina del Campo.
Reina muy culta, llego a tener una de las mayores bibliotecas de su época formada por importantes libros de lujo destacando los manuscritos iluminados de estilo flamenco.
El prestigioso manuscrito iluminado conocido como Libro de Horas de la Reina Isabel la Católica se conserva actualmente en el Cleveland Museum of Art (Cleveland-Ohio-EEUU) y es uno de los grandes tesoros de la gran colección medieval del museo, una de las más importantes del mundo. Adquirido en 1963 después de haber formado parte de la colección del barón Edmond de Rothschild en París, hoy en día se lo considera uno de los ejemplos más representativos de la escuela de iluminación de manuscritos de Gante-Brujas.
Su estado de conservación es perfecto y constituye un placer extraordinario poder contemplarlo: su ciclo de miniaturas representa la gran tradición de la pintura realista neerlandesa, reducida aquí a la escala de la página de vitela. Las decoraciones de los márgenes son una de las mayores glorias de esta distinguida escuela de iluminadores y representan de forma naturalista plantas, flores, aves e insectos pintados con la técnica del trampantojo.
El Libro de Horas de la Reina Isabel la Católica se puede contar sin duda como uno de los mejores productos de iluminación flamenca de finales del siglo XV, con miniaturas de cuatro pintores destacados, el Maestro del Libro de Oraciones Mayor de Maximiliano I, (probablemente el grabado iluminador Alexander Bening), Gerard Horenbout, el llamado Maestro del Libro de Oraciones de 1500, y el Maestro del Libro de Oraciones de Dresde.
Fue un regalo que recibió la reina de su embajador, Francisco de Rojas, un presente interesado de este estadista tan cultivado. Poco mas se sabe de su paradero hasta que apareció en la colección del Barón Edmond de Rothschild en París El hecho de que nuestro Libro de Horas haya permanecido en manos privadas hasta hace poco también explica no ser más ampliamente conocido y el motivo de su extraordinaria conservación.El manuscrito de Cleveland ha sido objeto de investigación y análisis en artículos eruditos de William D. Wixom y Patrick de Winter, quienes lo presentaron al mundo.
Anteriormente el Libro de Horas de la Reina Isabel la Católica era poco conocido y solo dentro del campo de los coleccionistas privados. Hoy se exhibe en una institución pública donde pueden verlo visitantes de todo el mundo que lleguen a Cleveland. Este Libro de Horas nos atrae no solo por la gran calidad de sus iluminaciones y su excepcional estado de conservación, sino también por su asociación a la personalidad de Isabel de Castilla, una reina que cautiva nuestra imaginación como gran figura histórica emblemática de la España moderna. Su relación con Cristóbal Colón es bien conocida por los norteamericanos que ven este manuscrito y la encuentran especialmente fascinante.
Isabel fue ortodoxa en sus creencias y profundamente religiosa. Es conocido que, como solía ocurrir con otras grandes figuras de la aristocracia de la época, habrá poseyó muchos otros libros para ayudarse en sus plegarias y sus devociones personales. También fue una gran amante del arte flamenco, y su libro de horas se exhibe en el Cleveland Museum of Art junto a las obras de otros artistas de la escuela neerlandesa que la reina patrocinó, como Juan de Flandes y Gil de Siloé.
Cada proyecto de facsímil se parece a un viaje de exploración por territorios desconocidos: nunca sabemos qué sorpresas nos saldrán al paso durante los dos o tres años de preparación que exige el proceso.
El Libro de Horas de la Reina Isabel la Católica no es un manuscrito «común»: la sutileza del manejo del pincel, la delicadeza de la aplicación del oro, el uso abundante de matices de rojo y de azul que son especialmente difíciles de reproducir, y naturalmente la suntuosa presentación del conjunto de la obra revelan que todo el equipo se enfrentó a una cantidad de retos extremadamente difíciles. Y esto a su vez hizo que la comparación de las diversas pruebas, que siempre son necesarias, se convirtiera en un emocionante viaje de descubrimiento. Gracias al incansable espíritu de colaboración, la generosa hospitalidad y el experto apoyo recibidos en el museo, en especial de Stephen N. Fliegel y Amanda Mikolic, los esfuerzos exigidos por este proceso también nos causaron un enorme placer.
El Libro de Horas de la Reina Isabel se impone claramente por la gran belleza de sus iluminaciones. Son muchos los visitantes del museo que reaccionan con entusiasmo ante el manuscrito. Pero la respuesta estética aumenta gracias al convincente análisis histórico artístico. El conocimiento enriquece la experiencia visual principal. Aun cuando este célebre libro de horas ha aparecido en numerosos catálogos de exposiciones y colecciones, desde hacía tiempo se notaba la falta de un facsímil cuidado junto con un volumen de comentarios, no solo para que se difunda su conocimiento sino también para que se lo aprecie más aun.
Poner a disposición de los, coleccionistas, eruditos, estudiantes y otros investigadores este facsímil de altísima calidad contribuirá a la buena conservación del original al disminuir la necesidad de manipularlo y exponerlo a la luz. El facsímil merece contar con una evaluación erudita y actualizada que pueda utilizarse juntamente con las imágenes. El Cleveland Museum of Art ha desigando a la Dra. Lieve de Kesel, master en historia del arte por la Universidad de Gent (Bélgica)y especialista reconocida en el campo de la iluminación de manuscritos de la escuela neerlandesa para la realización dl libro de estudios que acompaña al facsímil. La Dra. de Kesel es una gran conocedora del Libro de Horas de la Reina Isabel la Católica, al haber visitado Cleveland en varias ocasiones para estudiar el original. Su agudo y acertado análisis del manuscrito lo coloca dentro de su contexto artístico e histórico. Ha hecho una autorizada valoración de los componentes pictórico, decorativo y codicológico del manuscrito y lo sitúa dentro del contexto más amplio de las nuevas investigaciones sobre este importante entorno de artistas de Gante-Brujas.
Deseamos que el facsímil y los comentarios del Libro de Horas de la Reina Isabel la Católica hagan felices a los coleccionistas, los estudiantes y los investigadores de todo el mundo que los utilicen. Que esta hermosa obra de arte sea más ampliamente conocida y apreciada, tal como se lo merece.

Características

  • Todas las páginas contienen como mínimo la decoración de sus bordes u orlas (con rica variedad de flores, plantas, aves, insectos y mariposas)
  • Escudo de armas de Isabel en cuero incrustado en la portada del libro.
  • 40 páginas iluminadas a página completa.
  • 10 miniaturas a media página.
  • Todas las páginas iluminadas.
  • 24 hojas de calendario con medallones iluminados en cada hoja con las tareas propias de cada mes.
  • 558 páginas, 279 folios.
  • Formato: libro 152×225 mm. Con tapas 173x235x48mm.
  • 980 copias numeradas y certificadas.
  • Libro de estudio y comentarios por Dra. Lieve De Kesel. Universidad de Gent (Bélgica).

 

La Biblioteca Real de Isabel la Católica y la Biblioteca Imposible de Isabel la Católica

La importancia de la biblioteca Real de Isabel la Católica estaba definida tanto por la cantidad de códices como por el contenido de estos. Comprendía 740 libros en total, de los cuales al menos unos 80 eran manuscritos iluminados, muchos de ellos de gran calidad, entre los que se cuentan varias obras maestras de la miniatura medieval europea.
 Bienes muebles por excelencia, los libros seguían los eventos, a veces aventureras, de sus propietarios; raro es sin embargo el caso de colecciones que sean aún hoy en día visibles en su forma original, habiendo sido perdida la mayor parte; en el mejor de los casos un núcleo consistente de códices aparecen en alguna biblioteca.
En todas las colecciones, se puede decir, que había obras maestras: códices verdaderamente “únicos”, reconocidos como el más preciado, el más bello, aquel que ostenta la demostración económica y del estatus social, así como se ostenta una pintura o una escultura.
 Hoy es imposible poder reunir todas las obras maestras de esa biblioteca, ya que bien pocos están en el mercado, y los que más están confluidos en museos o bibliotecas distintas donde los conservan entre sus tesoros más preciados.
 Pero los enormes progresos en los últimos años en la tecnología de la reproducción facsímil permiten hoy en día algo impensable hasta ahora: la realización de copias integrales de los códices absolutamente idénticos a los originales, aunque sea en tiradas muy limitadas. Así el sueño de todo amante de los libros puede llegar a ser realizado: recopilar en una Biblioteca casi imposible los libros más bellos.
 Decidir qué libros tenían derecho a aparecer en esta Biblioteca es una ardua tarea y en el fondo discutible: cada uno tiene en mente su propia Biblioteca imposible con sus propios títulos.
Ediciones Santalla se ha propuesto un reto particular: construir la Biblioteca imposible con los códices más bellos, que reúnan un gran valor histórico cuya propietaria fue Isabel la Católica, sus obras maestras más importantes realizadas para ella o recopiladas por ella.
Por primera vez será posible admirar, los más bellos breviarios y libros de horas que poseyó así como las biblias o diurnales, salterios, códices desde la época alfonsí hasta su fallecimiento. Códices únicos, que saldrán de las ilustres Bibliotecas que las custodian para juntarse, fieles a los originales, en la Biblioteca Imposible de Isabel la Católica.

Comments are closed.